Al hilo de los días por Luis Alberto Salcines

Los de más edad en Torrelavega recordamos con nostalgia el tiempo en el que la ciudad tenía cinco cines: Coliseum Garcilaso, Avenida, Teatro Principal, Concha Espina y el menos conocido, con programación infantil, Ideal Cinema, el cine de los curas, decíamos. Vino después un largo periodo en el que la linterna mágica se apagó. Los primeros supermercados, los bingos y los bancos coincidiendo con la generalización de la televisión en los hogares, aprovecharon la pérdida de espectadores en las salas para quedarse con los grandes locales. Años sin pantallas de cine durante los cuales, paradójicamente, un gran realizador de Torrelavega recibía las mejores críticas a nivel nacional por sus películas, Manuel Gutiérrez Aragón. Algunos ciudadanos nos consolábamos con las proyecciones del cine club Besaya, puesto en marcha en el instituto del mismo nombre por el inolvidable César Rosino. Un espejismo, supuso, por su brevedad, la aparición de los minicines Arlequín y Pereda. Paréntesis que terminó con el cierre de las salas. la programación en los últimos años de la casa de Cultura compensa relativamente a los cinéfilos. Como, en cierto modo, la efímera programación del autocine de Sierrapando siguiendo un modelo de espectador un tanto americano.

Una ciudad sin cines que, sin embargo, ha dado varios directores. Citaba al autor de “Habla mudita”, pero no podemos olvidarnos de Pedro Telechea ni de Américo Gutiérrez, el primero autor del largometraje “El invierno de las anjanas”, el segundo, además de ser el responsable del festival de Cortometrajes, realizador de varios documentales y cortos. Tampoco de Antonio Campuzano, quien a pesar de vivir en Madrid, ha llevado al celuloide varios trabajos sobre la historia y la cultura de la ciudad. Me acordaba yo de todo ello al conocer los dos videoclip que el torrelaveguense Alberto Lavín ha realizado para difundir el nuevo álbum del cantante Quique González. Ha quedado muy contento con ellos pese a que, como dice, «me considero un poco tiquismiquis», por su rigor y exigencia a la hora de rodar, pero satisfecho al fin. Hasta ahora tenía cinco cortometrajes en su trayectoria, el último de ellos, “Retrovisor”, múltiplemente premiado en diversos festivales.

Luis Alberto Salcines.

Texto aparecido en El Diario Montañés el 10 de octubre de 2019.