El culo de Ornella Muti

Estoy apoyada en la barandilla del balcón, observando cómo se forma una tormenta de verano en alta mar. Ella corre la puerta de cristal, camina despacio, con la palma de la mano extendida, bien abierta. Se acerca, noto su respiración en mi nuca y en mi culo su mano derecha. El bañador sigue húmedo, una gota de agua de piscina desciende por el interior de mi pierna. Su palma abandona mi nalga, ahora se balancea rítmicamente acariciando mi coño. Arriba y abajo. La tela mojada se introduce en mí un poco más cada vez. Soy el culo de Ornella Muti en esa película que vimos anoche. Arriba y abajo, en afán sostenido. Una gota de agua de vagina desciende por el interior de mi pierna. Las respiraciones van al compás, un turista vecino nos observa. Descorre la cortina final. Su dedo en mi alma. En alta mar, otra cortina de agua hace vibrar las olas.

Anuncios